Fernando Pozuelo

Ese pié

fpozuelo | 20 Febrer, 2015 18:07

Viene hacia aquí. Se sienta delante. Mochila al asiento del costado. Piernas largas. ¿No osará? Pues sí. Pié sobre el asiento de delante.

Pienso, le tendría que decir que eso no se hace. Que ahí se va a sentar alguien después. Que no está bien poner los pies sobre los asientos. ¿Le digo algo? Mejor no. A estas horas de la mañana no tengo ganas de ponerme serio. Quiero estar relajado. No quiero saber nada de lo que pasa a mi alrededor. Pero, ¿y si le miro un poco mal para ver si se da cuenta de que no hace lo correcto?. Sí, creo que sí, le voy a mirar un poco más mal que de costumbre. Yo a esas horas, al inicio de la mañana, tengo cara de pocos amigos, de por sí.

Pensado y hecho. Le miro con cara de "pomes agres", lo que viene a ser "de pocos amigos". Sorpresa. Reacciona, encoje la pierna y pone el pié en el suelo. Lo he conseguido. Y sin tener que decir ni palabra, que es algo así como reducir al asaltante de un banco sin disparar un solo tiro (metáfora, digo). Estoy más tranquilo. Ha salido bien. El joven ha decidido no invadir con su pié el asiento que más tarde ocupará otra persona. Con un poco de suerte se habrá dado cuenta de que eso no hay que hacerlo. Veremos la próxima vez.

Pues eso, la dichosa manía de estirar las piernas estuvo a punto de romper la tranquilidad de mi viaje matutino en el siete. Lo bueno es que pude resolver el asunto sin tener que abrir la boca, que eso si que me cuesta, más que nada porque temo una respuesta poco correcta del del pié sobre el asiento. Y eso sí que molesta de veras.

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb